4 consejos fundamentales para reducir los costes de mantenimiento en un baño público

Publicado en27/09/2021 por
4 consejos fundamentales para reducir los costes de mantenimiento en un baño público

“Por ahorrar dinero, la gente está dispuesta a pagar cualquier precio”

-De la película Lawrence de Arabia-

 

Aeropuertos, centros comerciales, hoteles, museos, edificios de oficinas, residencias de la tercera edad, centros de salud, edificios administrativos, escuelas, universidades o hospitales: la lista de lugares que pueden disponer de baños públicos o semipúblicos es prácticamente interminable.

Todos estos aseos tienen un denominador común: una alta frecuencia de usuarios y, por tanto, un uso intensivo. Esto significa, a nivel económico, incurrir en unos costes de mantenimiento realmente elevados.

Cuando hablamos de costes de mantenimiento dentro del lavabo público o semipúblico, nos estamos refiriendo a los costes de limpieza, de desinfección, de reposición de consumibles, de reparación de equipos, de gestión de los residuos generados, etc. Por tanto y, a la vista de estos hechos, la pregunta clave que, inmediatamente nos viene a la mente, es: ¿Cómo podemos reducir los costes de mantenimiento en un baño público o semipúblico manteniendo en todo momento los estándares de higiene y de calidad de servicio óptimos?

Desde Mediclinics, S.A., como especialistas en el diseño, la fabricación y la comercialización de secadores de manos eléctricos y de accesorios de baño para colectividades, queremos ayudar  a todas aquellas personas responsables de la gestión y del mantenimiento de aseos públicos o semipúblicos a ahorrar dinero en el mantenimiento, a través de los siguientes cuatro consejos:

  

CONSEJO Nº 1: utilizar equipos y elementos automáticos.

La utilización de equipos y elementos automáticos dentro del baño nos ayudarán a ahorrar dinero desde el punto de vista del mantenimiento. No obstante, antes de explicar cómo conseguiremos estos ahorros, deberíamos definir el concepto “automático” aplicado a un equipo o un elemento presente en cualquier lavabo colectivo.

La Real Academia de la Lengua Española (RAE) define la palabra “automático/ca”, en su primera acepción, como:

“Dicho de un mecanismo o de un aparato: Que funciona en todo o en parte por sí solo. Lavadora, expendedora automática.”

Por tanto, podemos decir que un elemento automatizado, extrapolado al baño colectivo, es aquel que puede funcionar sin que alguien lo opere directamente. Dicho elemento trabaja en base a sensores que están preparados para detectar estímulos y cuando lo hacen, activan una función específica que ya saben que tienen que llevar a cabo. En el caso de un secador de manos automático, por ejemplo, el usuario coloca las manos justo debajo de un sensor que, inmediatamente las detecta y pone en marcha la máquina. Cuando el usuario retira las manos de la zona de influencia del sensor, el secador deja de funcionar automáticamente. Lo mismo sucedería con dispensadores de jabón, dispensadores de papel o grifos de agua automáticos.

Con la automatización se logra, por tanto, reducir el derroche de energía eléctrica y de agua, mejorar la higiene y el confort, evitar la contaminación cruzada por contacto y, también, disminuir el mantenimiento recurrente, ya que los elementos automatizados funcionan el tiempo justo, es decir solamente cuando éstos son usados. Esto supone un menor desgaste del elemento en cuestión y, por tanto, necesita ser mantenido con menor frecuencia.

secador-manos-dualflow-plus-mediclinics

Desde Mediclinics, S.A. aconsejamos, por tanto, instalar siempre secadores de manos, dispensadores de jabón, dispensadores de papel y grifos de agua automáticos.

CONSEJO Nº 2: utilizar secadores de manos eléctricos de bajo consumo en lugar de papel.

Utilizar papel toalla en un baño es sinónimo de mayor mantenimiento. Desarrollemos este punto. Utilizar papel significa: tener que realizar pedidos con cierta frecuencia (costes administrativos), almacenar cierto stock (costes y espacio de almacenamiento), reponer el papel en el dispensador con cierta frecuencia (costes de reposición) y deshacerse correctamente del papel húmedo y sucio (costes de logística inversa).

Utilizar un secador de manos eléctrico significa: tener un dispositivo que funciona las 24 horas del día, 7 días a la semana, 365 días al año sin necesidad de ningún tipo de logística asociada a su funcionamiento. Por tanto, los costes de operación son, en este caso, tan sólo los derivados del consumo eléctrico, no hay costes ni de gestión ni logísticos.

24horas-365días-servicio-mediclinics

Pero, además de necesitar un mayor mantenimiento, el uso de papel para secarse las manos es mucho menos sostenible y mucho más caro que utilizar un secador de manos eléctrico. Un ejemplo: supongamos que diariamente en un baño de una oficina sus 50 empleados se lavan las manos 3 veces al día. Esto supone un total de 150 lavados y secados de manos por día. Si utilizan de media 3 toallitas de papel en cada secado y suponemos un coste de 0.008€ por toallita, el gasto mensual total en papel será de 108€. Es muy importante puntualizar que este coste tan sólo es el del papel. No se han tenido en cuenta ni los costes administrativos, ni los de almacenamiento, ni los de reposición, ni los de la gestión de los residuos generados.

Ese mismo baño, con una unidad del secador de manos Machflow, por ejemplo, configurado a la máxima potencia (1.100W) y que seca las manos en 10 segundos, el único gasto de operación será el asociado al consumo de energía eléctrica. Estamos hablando de un coste aproximado de 1,4€ al mes (cálculos realizados con la Calculadora Online de Mediclinics). Se obtiene, por tanto, un ahorro mensual de 107€ respecto a la utilización de papel para secarse las manos.  Esto, traducido a números anuales, significa un ahorro de más de 1.300€ y que el periodo de amortización, de esta unidad de secador de manos Machflow, sea de menos de cuatro meses.

CONSEJO Nº 3: utilizar secadores de manos eléctricos con motores sin escobillas (motores brushless)

Los motores sin escobillas son cada vez más populares y en estos últimos años han conseguido una gran aceptación. Se utilizan en los principales sectores industriales como el de la automoción, el aeroespacial o el médico. También se utilizan en el sector de la automatización y en el de la instrumentación.

El aspecto clave de estos motores es la ausencia total de escobillas, lo que evita el problema de fricción entre éstas y el colector de delgas. Esto, en la práctica, significa que estos motores, tienen una vida útil mucho mayor que la de un motor con escobillas y que no necesitan prácticamente mantenimiento, ya que no hay escobillas que cambiar periódicamente. Concretamente, estamos hablando que la vida útil de los motores sin escobillas de todos nuestros secadores de manos que ensamblan este tipo de motores es superior a las 5.000 horas.

Además de no necesitar prácticamente mantenimiento, los secadores de manos con motores brushless no sueltan carbonilla (mucho más higiénicos), presentan un mayor rendimiento (mucho más eficientes) y generan menos ruido cuando están funcionando (menor contaminación acústica).

Nuestros secadores de manos Dualflow Plus o Machflow Plus, con motor sin escobillas, prácticamente no necesitan mantenimiento y por tanto ayudan a reducir dichos costes, al mismo tiempo que  gozan de una larga vida útil.


machflow-plus-secador-manos-mediclinics

CONSEJO Nº 4: utilizar equipos y elementos que faciliten su instalación y su mantenimiento y que sean de la máxima calidad

SMED es el acrónimo inglés de “Single Minute Exchange of Die”, o lo que en castellano se conoce como cambio de utillaje en menos de 10 minutos. SMED es una técnica Lean Manufacturing que permite grandes reducciones en los tiempos de set up de una máquina o un equipo. Esta técnica busca simplificar y optimizar todas las operaciones involucradas en cada puesta a punto de una máquina o un equipo.

Esta filosofía, extrapolada a un aparato o equipo instalado en un baño público y a su mantenimiento, se entiende como la capacidad de facilitar su instalación y de reducir los tiempos de mantenimiento.  

Un ejemplo de aplicación de la filosofía SMED a un equipo para baños colectivos es nuestro sistema “Plug-In” para el secador de manos Machflow. Se trata un sistema que permite instalar y desinstalar el secador de manos a la pared de forma fácil, rápida, cómoda y segura y que también hace que su mantenimiento sea mucho más eficaz y eficiente, disminuyendo, de este modo, sus costes. En el siguiente vídeo mostramos cómo funciona esta tecnología:




Con la tecnología “Plug in” de Machflow el secador de manos puede ser instalado en tan solo tres pasos muy rápidos, puede ser sustituido en menos de 10 segundos por cualquier persona (no se necesita que sea un técnico especializado), el mantenimiento del secador no es necesario que se lleva a cabo en el mismo baño donde está instalado, se puede realizar en el propio taller de mantenimiento y es totalmente seguro contra los shocks eléctricos. Todo esto se traduce en una reducción de costes de mantenimiento ya que instalar, desinstalar y mantener el secador requiere de mucho menos tiempo y es mucho más fácil.

tecnología-plug-in-mediclinics
Otro aspecto muy importante es que los equipos y elementos que se instalen en el baño sean de la máxima calidad. Disponer de productos de calidad supone tener muchas menos averías, una mayor fiabilidad y una vida útil mucho mayor. Esto también hace que la factura del mantenimiento se reduzca, ya que tenemos menos costes derivados del mantenimiento de estos equipos.

Como fabricantes somos muy conscientes que la calidad de todos nuestros productos es vital y por este motivo, desde hace más de 20 años, tenemos implantado un completo sistema de Gestión de la Calidad propio y certificado según la norma ISO 9001, para garantizar la máxima calidad, fiabilidad y seguridad al cliente. Todos nuestros productos y procesos pasan por rigurosos controles, desde la fabricación hasta la entrega al cliente.

 

No nos gustaría terminar este post sin poner en valor que el mantenimiento es una parte muy necesaria e imprescindible dentro de la gestión de cualquier edificio o infraestructura y que, al mismo tiempo, también puede representar una de las partidas presupuestarias más caras dentro del negocio. Es por este motivo que se está convirtiendo, sin lugar a dudas, en uno de los focos de atención de los gestores, que lo ven como una oportunidad irrepetible y única de mejorar sus resultados. Ha llegado, pues, el momento de abordar mejoras en el mantenimiento de todos los edificios y todas las infraestructuras, tanto a nivel organizativo, como a nivel técnico, para reducir los costes, sin menoscabar en el buen servicio. Es aquí, en el nivel técnico, donde las soluciones como los secadores de manos automáticos de bajo consumo con motor brushless,    los dispensadores automáticos de jabón y papel, los grifos de agua automáticos o el mismo sistema Plug-In de la Machflow, aportadas por Mediclinics, S.A., pueden ayudar en esta mejora del mantenimiento y en una reducción de sus costes, manteniendo los estándares de higiene y de servicio óptimos en los baños públicos.



Germán Muñoz
Director de Marketing
Mediclinics S,A



Menú

Código QR

Ajustes

Compartir